Genéticamente, existen las diferencias que todos vemos, como el color de los ojos y del cabello, pero también hay diferencias que no vemos, cómo metabolizamos los nutrientes, por ejemplo, la forma en que tratamos las toxinas, lo bien que reaccionamos a diferentes Tipos de ejercicio – todos interactuamos con el medio ambiente de forma diferente.
Genéticamente somos casi idénticos, pero en cada gen hay puntos de variación. El tipo más común de variación es un cambio de una sola base nitrogenada en una posición particular – esta variación se llama polimorfismo de un solo nucleótido, o SNPs (pronunciado “snips”).
Es en la combinación de estas pequeñas diferencias que definimos nuestra individualidad, quiénes somos.
Pero los genes no son el cuadro completo, no trabajan solos y no determinan todo sobre nosotros.
Los genes interactúan con nuestro entorno, y modificando el ambiente, se modifica nuestro “fenotipo” – como somos (por ejemplo, una persona de piel clara sólo sufrirá quemaduras solares si permanece en el sol demasiado tiempo).
Debido a que tenemos un cierto control sobre nuestro medio ambiente (en nuestro caso el ejercicio y la nutrición), podemos trabajar para crear el mejor fenotipo para nuestro estilo de vida.
En FIT ADN enfocamos nuestro trabajo específicamente en estos dos campos de la ciencia genética – Genética deportiva y Nutrigenética, con el objetivo de ayudar a nuestros clientes a entrenar, comer y sentirse mejor.

¿Tienes dudas? Revisa nuestras preguntas frecuentes o contáctanos